Cocina c/ Infante Don Luis

Cocina c/ Infante Don Luis

El cambio operado en esta cocina da muestra de cómo una buena elección de materiales y colores puede dar un cambio de 180º a un espacio.
Cuando llegamos, nos encontramos con una cocina que no había sido reformada en 30 años, el mobiliario era poco práctico, el espacio oscuro y el aspecto general era de un espacio muy anticuado.

En el proyecto lo primero que se planteó fue la demolición del pequeño murete que separaba la cocina de una pequeña terraza en la que estaba ubicada la lavadora y sustituir esta separación por un cerramiento en aluminio blanco.

También se actuó para corregir la altura del murete de terraza e instalar un cerramiento en aluminio blanco con persiana y se proyecta un mobiliario en el que se integra almacenaje y zona de lavado.

Se derriba todo el revestimiento tanto del suelo como de las paredes y se realizan instalaciones nuevas tanto de electricidad como de fontanería.

La puerta de entrada a la cocina se sustituyó por una en galería lo que ahorra espacio y permite la ubicación en este espacio del frigorífico.

Para el revestimiento de suelo un resistente porcelánico y para las paredes un azulejo blanco en gran formato, acabado brillo con una textura en ola que refleja la luz y potencia la sensación de amplitud. Buscando esta sensación de luminosidad se coloca un junquillo cromo brillo entre los azulejos que produce un efecto de fuga que alarga el espacio y dirige la mirada hacia las ventanas.
La iluminación sobre falso techo de escayola se realiza con Donwlight, que dotan al espacio de una luz limpia muy apropiada para este espacio tan funcional.
Para redondear el proyecto el mobiliario sencillo en blanco , con encimera en gris asfalto a tono con el suelo, igualando planos horizontales y los electrodomésticos en cromo brillo.
La renovación es espectacular, contamos ahora con un espacio luminoso, funcional y agradable donde da gusto cocinar.